Que no te defrauden al negociar adeudo

A la hora de gestionar los montos de liquidación de un adeudo, muchas veces no se hace directamente con la institución que otorgó el préstamo (tienda departamental, banco, establecimiento comercial, agencia), y el deudor termina tratando con un despacho de cobranza. Es el de las llamadas a deshoras y entra en acción cuando el deudor haya caído en mora o en caso de que el acreedor haya vendido la deuda en cuestión.

La naturaleza de los despachos de cobranza facilita que se propicien fraudes ya que están autorizados para negociar descuentos (comúnmente conocidos como quitas) en los que se paga sólo una parte de la deuda, pero que en varios casos son tretas para obtener un pago parcial de la deuda que, en ocasiones, jamás se abona a la deuda del afectado.

Lo recomendable es siempre tratar de negociar directamente con el acreedor, en ocasiones no es posible por políticas de la empresa, y se debe tratar con el despacho cobranza. Todos los trámites se tienen que hacer a través de ellos.

Atienda:

1.- Todo por escrito. Números de cuenta, plazos, pagos, condiciones. Para que obtenga de manera física las nuevas condiciones de pago a su crédito o deuda vencida.

2.- Es importante que se verifique que el contenido cumpla con todos los requisitos legales necesarios para que sirva, en caso de que el acreedor incumpla con este acuerdo, como prueba ante instancias como Condusef y Profeco.

3.- Verifique si es real el descuento que le ofrecen, directo con su acreedor (empresa, banco o establecimiento a quien le adeuda).

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*