Página hecha por inprodi

Tener la certeza de que los pequeños de la casa están protegidos aun cuando están fuera de su alcance en lugares como la escuela es primordial, y por ello los seguros escolares son una alternativa para elevar el grado de protección con que cuentan los estudiantes.

Sin embargo, para no llevarse una mala sorpresa, es indispensable conocer a fondo cómo operan estos productos y cuáles son sus alcances, es decir, en qué circunstancias puede esperar un rembolso o pago de la aseguradora y en cuáles no.

A decir de Eduardo Villegas, director general de HIR Seguros, el producto estándar de seguro de accidentes personales escolares se enfoca en proteger al alumno con el rembolso o pago directo de gastos médicos por accidente.
“Los principales accidentes se dan durante tiempos recreativos como el recreo y en algunas actividades físicas, como resbalones y descalabro, principalmente en preescolar y primaria, cuando los niños juegan y son más inquietos”, explicó.

Entre los incidentes más frecuentes destacan las roturas o fracturas de huesos y raspones, que requieren de algún tipo de atención médica que va desde una radiografía o yeso, hasta el uso de bandas o férulas.

De acuerdo con el especialista, el gasto por este tipo de incidentes puede ir desde 1,500 hasta 3,000 pesos, dependiendo del tipo de hospital, la zona y el tratamiento que se requiera.

Este monto asciende a un rango entre 10,000 y 12,000 pesos para problemas más graves como golpes en la cabeza que requieren de una tomografía, y en caso de grados mayores como la preparatoria o universidad, en eventos deportivos se puede requerir de una operación rápida que puede oscilar entre 25,000 y 30,000 pesos.
El costo de estos seguros dependerá del monto de protección que quiera. Si se contratan de manera colectiva por parte de la escuela, cada alumno asegurado paga entre 40 y 50 pesos anuales, y este monto puede ascender a 100 pesos para montos de protección mayores.

Si se contratan de manera individual, estas pólizas tienen un costo anual de alrededor de 500 pesos.

Con información de El Economista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed