El Defensor del Cliente
 

El crédito como herramienta

Sin duda, para las instituciones bancarias, otorgar un crédito de nómina ofrece una mayor seguridad por encima de otros productos porque es fácil de ofrecer y colocar, además de que tiene un riesgo menor. Es público cautivo, que ya tiene una cuenta en esa institución y que además recibe su sueldo depositado ahí. El cobro suele ser automático por lo cual también es relativamente fácil de administrar.
La insistencia va desde el cajero automático que anuncia un crédito preaprobado hasta las molestas llamadas telefónicas. Muchas personas lo contratan por estar “muy a la mano”, por las insistentes llamadas o porque o visualizan como dinero extra. Es una responsabilidad saber qué es lo que se está contratando. En qué condiciones se da el crédito: la tasa de interés, la posibilidad de hacer pagos anticipados a capital, las comisiones o incluso la mensualidad que van a pagar. Es común aceptarlo y ni siquiera averiguar de cuánto es el pago mensual.
Los créditos son eso, un préstamo y quien lo otorga quiere su recompensa. Los intereses son lo que pagamos por obtener el beneficio de ese dinero que no teníamos. El crédito es una herramienta que puede ayudarnos mucho, pero también puede perjudicarnos si no la sabemos manejar correctamente. A menos que sea una emergencia, utilizar un crédito de nómina no debería de ser la primera opción.

Compartir El Post
Escrito por
No hay comentarios

DEJA UN COMENTARIO